viernes, 27 de agosto de 2010

Vergüenza...

Eran 59 hombres y 14 mujeres, una de ellas embarazada. Venían de varios países de centro y sudamérica. Cruzaban México en su camino a USA para cumplir el mismo sueño que todos los viajeros a Oz tenemos: Mejorar su calidad de vida y buscar un mejor futuro para sus hijos. 72 de ellos no llegarán a su cita con el primer mundo.

 En Tamaulipas, México fueron interceptados por un comando armado que después de robarles sus pertenencias les propusieron que se unieran a su organizacion por un sueldo de $1,000 dolares por quincena. Ante la negativa, todos fueron acribillados para después recibir el tiro de gracia. Uno de ellos logró sobrevivir haciendose pasar por muerto. Al principio los soldados mexicanos que encontró no le creían la historia a pesar de las visibles heridas que presentaba.  Tres días después, el Ministerio Público encargado de la investigación fué decapitado como un mensaje de que los asesinos no pueden ser tocados. La policía y los medios de comunicación dieron a conocer el origen y el nombre del sobreviviente y sus padres, dejando a toda la familia en la mira de los asesinos.  

No es ficción.

El escenario de violencia en México ha alcanzado niveles increíbles. En los últimos 3 meses hemos tenido coches bombas, el secuestro de uno de los pólíticos más poderosos del país, el asesinato de un presidente municipal traicionado por su cuerpo personal de seguridad y cientos de asesinatos de civiles, narcos y policías. Ahora ésto. Los cuerpos de seguridad pública se han visto rebasados y su credibilidad ante la ciudadanía es nula. Entre la corrupción, las muertes de agentes y el miedo, los policías se han vuelto un espectador más en el circo de sangre en el que nos estamos acostumbrando a vivir.

El año pasado, Gaby fué víctima de una extorsión telefónica de lo más severa. Cuando me llamó para decirme que tenía en la otra línea a un sujeto que estaba describiendo las 250 atrocidades que iba a hacer con nosotros, nuestros hijos, nuestras pertenencias y nuestros 600 amigos en Facebook sólo le dije una cosa: - "En cuanto te pida dinero le cuelgas, todo es falso". El tipo tardó más de 20 minutos para ofrecer el perdón por nuestros pecados a cambio de módicos $30,000 pesos. En ese momento Gaby colgó. Durante esos 20 minutos yo me trasladé del trabajo a nuestra casa. Estaba 98% seguro que todo era falso y que no iba a pasar nada. El 2% de incertidumbre no me dejaba respirar y el estómago estaba hecho un nudo. Mi pensamiento más fuerte: Y si fuera verdad, a quien le pido ayuda? A la policía? Ni de broma! Si la amenaza fuera cierta, lo más probable es que hubiera policías involucrados! (Como ha habido en los casos de secuestro más sonados).

 Estamos indefensos.

Vivimos en una ruleta rusa gigante. Hoy nosotros tuvimos suerte y no nos tocó una bala, pero 72 indocumentados NO! A quien le toca mañana? Que nueva noticia nos espera?

Durante años creamos y dejamos que se creara un ambiente de impunidad que ahora nos está explotando en la cara. Donde va a parar? No lo sé. Como va parar? Mi pronostico es que vamos a necesitar ayuda del extranjero. Estamos demasiado corrompidos para poder resolverlo nosotros solos. Quienes son los culpables? Los narcos, los gobernantes corruptos, los policías ineptos, los consumidores de drogas, los corruptos, los corruptores, los miedosos, los consumidores de piratería, los malos politicos, los abogangsters, los malos padres, los maestros sin compromiso, los comunicadores manipuladores, los ignorantes, los que no hacemos nada, los que nos quedamos callados, el sistema.  En una palabra, TODOS! Para el mañana cada mexicano tiene la solución al alcance: Cambia tus acciones a nivel personal y el macroentorno va a cambiar. Para el Hoy, no debemos sentir otra cosa que vergüenza!


Cada día estoy más convencido que nuestra emigración a Australia es la mejor decisión que pudimos tomar a nivel familiar. Al mismo tiempo no puedo evitar sentir un poco de culpabilidad por abandonar el barco en plena tormenta.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es realmente indignante lo que ha pasado. Yo soy salvadoreña, al igual que ustedes en la lucha de emigrar, y que puedo decir. No hay palabras para describir lo que se está biendo varios paises latinoamericanos.
Y como el caso tuyo, nosotros tenemos un negocio familiar y también hemos sido extorsionados (solo una vez, gracias a Dios) y esta extorsión fue el motor que me impulsó para emigrar y llevarme a mi familia. Es cierto que uno no se siente nada cómodo en dejar el barco; pero la verdad, yo no podría criar a mis hijos en un lugar donde no puedes confiar en nadie y si haces algo en contra de está gente es atí a uien te metes tras los barrotes. Es una lástima porque nuestros paises tienen tantas cosas hermosas, gente bondadosa y trabajadora.

Saludos

Sophi

martinyfelix dijo...

Pufff, el mundo está enfermo. Los humanos están enfermos.

Dreamer en Australia dijo...

Hola Dago, muy interesante tu post.
Cuando supe de la noticia de lo que pasó con estas personas, no lo podía creer! Pensé que había escuchado mal, y después cuando supe que habian matado a la persona encargada de la investigación, fue la gota que derramó el vaso.
Realmente indignante!

Desde hace tiempo vengo pensando que lamentablemente el problema de nuestros paises latinoamericanos es un problema de fondo y no de forma. No se que tanto se pueda hacer ya, en Venezuela también tenemos problemas graves de violencia y delicuencia, que en realidad no se si algún día se puedan solucionar.

Es lamentable, pero es la verdad! Por eso es que ya muchos hemos buscado otros caminos como Australia!

Vivir, como vivimos en latinoamérica, es un maltrato constante a la vida misma, para mí no tiene sentido vivir así!

Saludos desde Caracas.

Dago dijo...

Si, la situación es lamentable. Como bien mencionan, es una tristeza que tengamos que buscar oportunidades lejos de nuestro origen.

Saludos!

Olafo dijo...

Vaya esto si esto es grave...
No se que hubiera hecho en tus zapatos...